Hacienda aspira a controlar hasta las cajas registradoras

Hacienda está preparando un nuevo plan para atajar la economía sumergida y el fraude fiscal debida a  las ventas en negro, es decir, aquellas que no llevan IVA y los beneficios derivados no se imputan en el IRPF o el impuesto sobre sociedades  y, por lo tanto, no se están declarando a la Agencia Tributaria. Aunque todavía no hay detalles concretos sobre este nuevo programa, la Agencia Tributaria está trabajando en un cambio importante en la forma de relación entre la Administración y las empresas donde , según declaraciones del director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, jugarán un fuerte papel el uso intensivo de las nuevas tecnologías para acotar las posibilidades de elusión fiscal y reducir la economía sumergida.

“La lucha contra el fraude fiscal no depende solo de disponer de más medios, sino del uso intensivo de las nuevas tecnologías”

También se hace hincapié en el papel que van a jugar las nuevas tecnologías en el plan de control tributario (documento que marca las líneas maestras del plan de lucha contra el fraude fiscal) publicado el pasado mes de Marzo en el BOE dónde se cita:

“En 2014 serán prioritarias las actuaciones de comprobación llevadas a cabo con el apoyo de personal especializado en técnicas de auditoría informática, al objeto de detectar situaciones de manipulación de los libros de contabilidad y de los libros registro, de llevanza de doble contabilidad o de ocultación parcial de la actividad, de conformidad con los informes sobre la materia elaborados por la OCDE”

En este sentido, Hacienda aspira a obtener información de todo el proceso de producción y venta de un producto. El director de la Agencia Tributaria citó que su objetivo es establecer un mayor control sobre los datos de las cajas registradoras de los comercios, terminales de venta al público (TPV), apuntes contables, programas informáticos y medios de pago.

Santiago Menéndez, también indicó la necesidad de atajar el fraude que cometen las empresas amparándose en vacíos legales que han surgido con la aparición de Internet.

“la Agencia Tributaria ha de hacer frente a nuevas formas de fraude dado que la deslocalización permitida por la red posibilita la existencia de actividades totalmente sumergidas junto con otras que, bajo apariencia extranjera, son en realidad empresas españolas que usan Internet para intentar eludir sus obligaciones fiscales”.

Más allá del nuevo plan para atajar el fraude fiscal, Hacienda ya ha puesto en marcha un novedoso programa dónde se espera recaudar 1.568 millones adicionales este año que se sumarían a los 9.222 millones presupuestados de ingresos por la lucha contra el fraude fiscal, que consiste en permitir que los funcionarios de la Agencia Tributaria que lo deseen realicen horas extraordinarias. Este proyecto cuenta con el apoyo de los principales sindicatos de trabajadores de la Agencia Tributaria.

Fuente: Cincodias.com (29/4/14)

agencia-tributaria